Del amor y otras dolencias estomacales

Dentro de la enorme marejada de información que día a día golpea y erosiona nuestros sentidos, en especial el sentido común, mucho se habla de las relaciones.las relaciones verdaderas el verdadero amor, en todo lo que se dice, desde lo mundano a lo espiritual, siempre hay una constante y es que te definen que no es, a excepción de la Iglesia (católica) que lo define como la “voluntad de amar” al amor verdadero, y creo que luego de haber sido bombardeado de tanta info teorías psicologicas y hasta conspirativas, me inclino por la definición católica, porque?, bueno ayer estuve dandole vueltas al asunto y me di una mirada al espejo preguntandome , que rayos es lo que quieres cookie?, que es lo que esperas?, porque tanta duda?.
La respuesta, mi respuesta, fue simple, amor real, ok que es eso entonces, de acuerdo a mi concepción es aquel que se da en total libertad, significa, que se da sin que exista una dependencia, necesidad, obligación, obsesión, negación, malversación o cualquier otra cosa, se da simplemente porque se quiere dar, porque si, porque bien podrías estar sin esa persona, pero estas mucho mejor con ella, de un modo en que no puedes explicar, va más alla de las mariposas en el estómago y las incontenencias esfintéricas (sic), es cuando simplemente, amas a esa persona porque asi lo quieres, cuando el resto de factores en tu vida y sin perder su real importancia, se vuelven solucionables, fatuos, importantes pero no importantes, cuando eres capaz de seguir con tu propia vida y enriquecerla con la presencia de esa persona especial.
Bien, eso busco, eso tengo, eso no lo se, ahi esta la duda que me asalta, y la maldita asalta simplemente por los problema que han surgido en la relación, que ya no se cubren con un nadie es perfecto, sino que toman un giro real que hay que tener siempre en consideración para la felicidad futura y por supuesto la realización como persona.
Solución: Bien, dejar que el tiempo pase y retomar esa confianzaa en base a las acciones y no a las palabras. No soy quien para probar a nadie ni para examinar ni mucho menos juzgar, pero, a veces se necesita que esa persona devuelva con acciones la confianza que perdió con acciones.
Bueno y que con esto que me quema dentro y no me deja vivir, pues deberé ir al gastroenterólogo pues creo que ya me dio una úlcera 😉
Anuncios

Los comentarios están cerrados.