DOS

El sonido de una piedra contra la pared de vidrio lo hace salir de su instrospección, siempre tímido, siempre callado, cada vez que miraba dentro suyo y hacia atrás en su vida, se deprimía más y más, se veía como un gran perdedor, jamás se enfrento ante las injusticias que a el mismo afectaban, menos a aquellas que pudieran hacer verlo como un héroe, como el héroe que el quería ser , patético!! se decía el mismo, sus errores lo corroían, una metida de pata resultando en una hija que lo desprecia como todos los demás, cornudo, infeliz, esas palabras no le ofendían, la verdad duele pero no ofende, esa noche se había quedado a trabajar tarde , para variar, domingo, metido entre papelerñía burocrática cada vez más inútil, entre archivos de computadora y demas información secundaria, no importante, pero útil.
Sus pantalones gastados, los zapatos con las marcas de tierra, una camisa de color verde despintado, el era el guardián de los archivos sin importancia pero en algún momento útiles, maldice su suerte y se ve reflejado en la carcaza plateada del engrapador….”si tu tienes la culpa uon, de que mierda te quejas”, y continúa archivando los files, los papeles que reflejan su vida, sin importancia, pero en algún momento útil.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.