Uno de esos días

Hoy es uno de esos días, así bien peculiares.

primero que nada soñé que un tio me hacia dibujar una línea en un papel blanco, la verdad la hice pero la forma como cogi el lapicero y como me salió la línea (entre chueca y gruesa), no dejaron duda al tío que asintió con severidad absoluta y confianza total: “lo que pasa es que sufres de retardo mental, en menor grado, pero retardo, es un gran logro que hayas logrado lo que lograste pero no creo que puedas más”, y me saco en una de su oficina….yo por supuesto confundido y agobiado por tal diagnóstico, me veia a mi mismo, vestido de traje elegante corbata en un gran escritorio despachando y firmando papeles que me traian los subordinados….al final creo que es una reflexión sarcástica acerca del 95% de ejecutivos high level que he conocido, jejejejeje.

como sea me levante con una sonrisa en la cara, y con ganas de quitarme la mugre encima, bueno, entenderan que con -2 grados como que no dan muchas ganas de ducharse, al diablo me levante tranqui, me duche, me corte las garras, el pelo un poco, una afeitada…¿la hora? ….a la m la hora, aun asi salí temprano de la barraca, con la cara esta, que aun tengo, de me importa un cacho tus horarios y reglas y le hice adiosito, si asi con la mano, al bus de empleados que me dejaba, la gente?,…. cagandose de risa.

como sea entre al comedor a ver que veneno había para el desayuno, que cuernos jugo de natranja pan con mantequilla y mermelada y un poco de anis en mi tomatodo para la oficina, ya me venia caminando a la oficina con ese solcito serrano que quema solo cuando te da directamente y me recogió una camioneta de gerencia, simple suerte, buenos dias , gracias, a la oficina, buenos dias gracias y aca estoy huevin’ hasta el momento, la verdad no hay mucho que hacer, ni ganas de hacerlo.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.